lm-sketch2

LE MANS CLASSIC 2016

Hay dos grandes teorías, una dice que los sueños que podamos tener es mejor dejarlos para siempre en ese terreno onírico e idealizado. Otra sugiere que es mejor transformar dichos sueños en realidades palpables, aunque pierdan un poco de magia. Yo soy más de la segunda opción, y por éso estaba tan entusiasmado con ir por primera vez al legendario circuito de Le Mans, escenario de historias irrepetibles de la historia de las carreras.

De entre los sueños cumplidos hasta ahora figura el haber estado entodos los grandes circuitos europeos, pisar esas pistas y recorrer los rincones donde vivieron sus mejores momentos los grandes pilotos, los coches míticos, sentir que uno está respirando parte de la historia. En este rubro Le Mans tiene un capítulo propio… La oportunidad era para no perdérsela. Estarían presentes allí coches que corrieron en Le Mans en todas las épocas, cientos de ellos, un no parar de carreras de día y de noche que hacía muy difícil tratar de ver todo lo que se ofrecía, ya que en algún momento del fin de semana habría que dormir.

Separados en 6 categorías, dependiendo del año, se podían ver corriendo coches del año 1923 hasta 1981, y como guinda una última categoría que reunía a los mejores Grupo C de los años 90.
Desde Bentley, Bugatti, Aston Martin, Alfa Romeo, Talbot entre los más “viejitos”, hasta los Porsches 962, Jaguar, Mercedes Benz, Lancia de los primeros 90. En el medio de estos extemos una variedad increíble de coches espectaculares, Maserati 300, Jaguar C y E, Ferrari 250, Maserati Birdcage, Ford GT40, Porsche 906, 910, y el espectacular 917,Lola, Matra, Mirage, Renault Alpine, Porsche 935, Ligier… y así seguiría con una enorme y larguísima lista de maravillas mecánicas reunidad en un evento que deja con la boca abierta a todo el mundo. Alrededor de 500 coches corriendo, una absoluta locura.

lm-sketch1

Por supuesto que mis ojos no pararon desde el primer momento allí, no sabía hacia donde mirar, era demasiado para ver, escuchar y admirar. Mi cámara empezó a llevarse trocitos de aquellas joyas, pero al poco tiempo me di cuenta que no tenía mucho sentido hacer tantas fotos, que más valía la pena disfrutar de estar allí, ser espectador de lujo de ese ambiente, ver a los mecánicos trabajar en los coches, mirar los detalles, sentir el olor que yo llamo “a coche de carrera”, ya aparecerán fotos incluso mejores que las mías, me quería llevar el recuerdo de las sensaciones, no tanto las típicas fotos…De todo lo que tenía delante, que era increíble, yo buscaba aquello que venía buscando desde hacía años, mi reencuentro con el Porsche 917, que ví correr cuando tenía 10 años, y me impresionó de tal manera que comencé a dibujar coches desde ese mismo momento. Se puede decir que este coche despertó en mí la pasión por los coches. Esta visita a Le Mans me permitiría verlo y sentirlo correr otra vez, después de 46 años!!!  Este coche es el gran responsable de mis 35 años dedicado a pintar coches de carrera.   Era el sueño más grande a cumplir en este
caluroso fin de semana en Le Mans.

La atmósfera del evento era de lo mejor, yo calculo que cientos de miles de personas estuvieron allí en esos tres días, y todo dentro de un gran orden, aunque la marea de gente hacía a veces difícil  ver cosas y  moverse por  allí con comodidad.   Como siempre pasa en estos casos, caminé kilómetros por un circuito que hasta que no llegas allí no te das una idea real de lo grande que es.
Moverse de la sala de prensa a cualquier lugar lleva su tiempo, aunque es una caminata que pasa sin darse cuenta porque siempre estas rodeado de coches increíbles o cosas que te interesa ver. Recién después de unas cuantas horas reparas que estás cansado de tanto caminar. Fue fascinante para mí estar en el pitlane de noche viendo los cambios de pilotos y el trabajo en boxes, mientras por la pista corrían estas joyas a fondo, cada uno con su sonido inconfundible y completando un momento que descibiría como de total felicidad para cualquier aficionado a las carreras.

No hice grandes fotos, y me dediqué más a mirar los coches pasar,  quería quedarme con esa sensación de velocidad, al verlos correr tan cerca, y fue especialmente emotivo para mí oir roncar nuevamente al imponente 917, con sus faros encendidos y subiendo cambios hacia la primera curva. Esto lo grabé en mi cerebro para siempre, más alguna que otra foto que le saqué, por supuesto. Le Mans Classic es un evento tan grande que es practicamente imposible ver todo lo que a uno le gustaría, si ves una cosa te pierdes otra, ya que es un no parar de actividad durante tres días. Debes, en medio de este espectáculo encontrar tiempo para descansar un poco de la caminata, comer o dormir en algún momento, aún sabiendo que te pierdes cosas. Es muy difícil priorizar, lo quieres todo!!                                                              lm-sketch3

Como curiosidad, me llamó la atención el camping, donde se podía ver aparcado un Lamborghini Diablo, un Ferrari, o algo similar, y a su lado la tienda de campaña del propietario, la enorme cantidad de stands ofreciendo todo lo imaginable relacionado con las carreras, los coches en exposición, y las áreas de los clubes venidos de toda Europa, Ferrari, Porsche, Ford , Alfa Romeo, con cientos de distintos modelos de cada una de las marcas. Distribuidos por grandes áreas, estos “aparcamientos”, eran ya una exposición de lujo. Nos faltaba lo que más me interesaba, ver estas joyas en pista, en algún punto mítico del circuito. Elegimos Mulsanne Corner, y allí nos fuimos en un transporte de la organización para trasladar a la prensa alo largo del enorme trazado de Le Mans. Luego de unos 20 minutos por caminos asfaltados, y otros de tierra con sus buenos baches, aparecimos en la salida de la curva. Todo estaba en silencio, los Marshall preparados con sus banderas, y sólo se escuchaban los pájaros cantar en medio de una zona arbolada, el sol estaba bajo y todo tenía un color dorado que brillaba en la pista y se perdía en la
recta que lleva a las curvas de Indianápolis. Un rumor lejano rompió el silencio y nos decía que algún coche venía a fondo hacia nuestra posición, aumentando el volumen hasta escuchar como bajaba cambios para entrar en la curva. El ronquido hacía acelarar mi pulso, y de repente apareció un Ford GT40 derrapando en la salida de la curva y alejándose por la recta dorada, impresionante!!! Fue la primera visión en ese punto, y juro que lo recordaré como algo muy especial.

Nos fuimos moviendo por el interior de Mulsanne hasta llegar a la entrada, desde donde se veía el rasante a lo lejos y una leve bajada hacia la curva, allí era todo un espectáculo verlos llegar a fondo para frenar y girar a la derecha. La sensación de velocidad a pie de pista no tiene precio, es lo real de las carreras, así de rápido van, y hasta da un poco de reparo, por no decir un poco de miedo estar tan cerca de la pista en caso que pase algo imprevisto. Pero nada te saca de allí, es tan increíble verlos llegar a esa velocidad que es imposible moverse, la pista en parte cubierta por la sombre de los árboles, y los coches ya con las luces encendidas es una escena inolvidable. Seguramente me perdí de ver muchas cosas interesantes en Le Mans Classic, y me sabe muy mal, claro, pero lo que sí puedo decir es que cumplí uno de esos sueños que siempre tuve, me llevé muchas imágenes grabadas y fotografiadas, pero sobre todo las sensaciones de estar en un circuito mítico viendo todo un espectáculo para cualquier aficionado.

De las imágenes que me quedaron grabadas creo que algunas de ellas se transformarán en pinturas, y para ello estuve haciendo estos bocetos previos. Me gustaría poder contar en estas futuras pinturas como es estar allí, sentir de cerca la velocidad de estos coches, y transmitir lo que se siente en un evento como este. Una vez una profesora de pintura me dijo: “Si eres capaz de transmitir todo esto en una pintura pintura, estarás haciendo arte con una imágen de un coche de carrera” . Es lo que intento con cada pintura llevado por la pasión por los coches y las carreras. Eventos como este de Le Mans Classic no hacen más que mantener esa pasíon en mí.
Gracias Le Mans!!